“El ciberbullying es un delito, no es una broma ni algo gracioso”


Nuestros alumnos saben navegar por Internet. ¿Pero lo hacen de forma segura? Cada día nuestro mundo está más conectado, y los niños y adolescentes, más vulnerables, son un blanco fácil para cualquier tipo de ciberataque. En España, el 90% de los menores de 10 años tienen acceso a Internet y 1 de cada 4 dispone de teléfono móvil.

Esta tarde, gracias al taller “AulaCibersegura: descubriendo la importancia de la seguridad”, que organiza Telefónica, profesores, alumnos y padres y madres han podido obtener herramientas para utilizar las redes de forma consciente. La encargada de impartir el taller ha sido Cristina del Carmen Arroyo Siruela, experta en ciberseguridad y cumplimiento normativo y trabajadora de Telefónica.

Durante hora y media, se han tratado diversos puntos a tener en cuenta relacionados con la seguridad  y el buen uso de Internet. Cristina del Carmen comenzó su intervención diferenciando las amistades que nuestros hijos e hijas pueden tener en el mundo físico y las que conocen por Internet. La experta en ciberseguridad ha hecho hincapié en la importancia de prestar atención a la información que comparten los menores en el ciberespacio, y, sobre todo, al destinatario virtual de estos datos intercambiados.

Existen diferentes peligros a los que un menor puede enfrentarse cuando se conecta a Internet. Uno de ellos se denomina grooming, y es un tipo de acoso en el que un adulta logra contactar con un menor, se gana su confianza y al final le involucra en alguna actividad sexual. Cuando consigue material íntimo, chantajea al menor con difundir las imágenes e intenta abusar de él. Para prevenirlo, Arroyo aconseja no aceptar solicitud de perfiles dudosos y tener siempre tapada la webcam.

Por otra parte, el sexting consiste en conversaciones a través de las redes sociales entre dos personas en las que una de ellas le envía fotos íntimas a la otra porque ésta se lo pide. Una forma de prevenir el sexting es evitar caer en el sharenting, que es compartir en redes sociales fotos o vídeos de nuestros hijos o poner su foto en nuestro perfil de Whatsapp.

El ciberbullying o ciber acoso, por su parte, consiste en un delito perpetrado por otro menor o varios a un menor, en el que difunden un vídeo o fotografía del acosado a través de redes sociales para humillar y amenazarle. La experta recuerda que la Policía dispone de herramientas para identificar al acosador, e insiste en la importancia de que el acosado guarde los mensajes recibidos, bloquee al acosador o acosadores y se lo comunique a su entorno familiar. Además, advierte que nos pueden espiar desde cualquier dispositivo con cámara.

Siguiendo con las recomendaciones sobre ciberseguridad, Cristina de Carmen sugiere no acceder a links extraños ni descargarse programas sin comprobar su procedencia porque pueden contener virus; también aconseja utilizar doble factor de autenticación cuando sea posible o cambiar las contraseñas cada cierto tiempo, y no repetir contraseña, la cual debe ser larga y disponer de buena configuración de privacidad de nuestras redes sociales.

Es importante que sepamos que el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) dispone de un teléfono gratuito, el 017, que ayuda a menores, padres o profesores en casos de ciberacoso, grooming, etc.